Diplomacy, sus variantes. Hegemonía y Necromancer

 

Diplomacia.

Nivel de dificultad: Bajo.
Juego muy sencillo donde los haya, pero de una sutileza infinita, al hacer dialogar hasta el extremo a sus jugadores, con el fin último de conseguir el control de Europa.
Juego diseñado para mínimo 3, máximo 7 jugadores. Se descubre toda su jugabilidad con el número máximo de jugadores; no recomiendo jugar con menos de 5, el juego pierde efectividad y brillantez.


Diplomacy es un juego para 7 jugadores creado por Allan Callhamer en 1959. Es un juego de astucia y habilidad en la negociación. El azar no forma parte del juego, es decir, que los conflictos no se resuelven con la tirada de un dado, sino por un simple sistema de superioridad sobre el contrincante a base de conseguir los apoyos necesarios.
Cada jugador representa una de las grandes potencias europeas de principios del S.XX: Inglaterra, Francia, Italia, Alemania, AustriaHungría, Rusia y Turquía, que tratarán de obtener el control del viejo continente a través de la planificación de movimientos y, sobre todo, de las negociaciones con el resto de contrincantes.
Creado inicialmente para jugar sobre tablero, es sin embargo en su versión adaptada al correo electrónico donde el juego adquiere su máxima dimensión, pues las negociaciones entre los jugadores no están limitadas a unos pocos minutos de charla entre ellos en una habitación contigua (donde se puede ver quién habla con quién, y es más fácil intuir las traiciones), sino que la fase diplomática se prolonga a lo largo y ancho de la partida, pudiendo los jugadores negociar cuanto quieran sin limitación alguna, y sobre todo a espaldas del resto de contrincantes, lo cual le da al juego un aliciente mucho mayor que el que tiene la versión sobre tablero, mucho más limitada en este aspecto.
En definitiva, nos encontramos ante un clásico entre los clásicos, un juego que ha creado toda una saga en su género y cuya sencillez no le resta ni un ápice de intensidad a toda la partida.

Diplomacia Moderno:
NIVEL DE DIFICULTAD : Fácil
NÚMERO DE JUGADORES : 10 (mas un Dj en su versión email)
La variante moderna fue creada por Vincent Mous en 1976 y surgió como ampliación y actualización del clásico Diplomacy, creado por Allan Callhamer en 1959.
El nuevo juego partía de la estructura de su antecesor, y se limitaba a actualizar el mapa de juego y a ampliar el número de participantes en la partida. Pero el reglamento del mismo era similar a Diplomacy. Así pues, los que ya hayan jugado alguna vez a Diplomacy no tendrán que aprender un reglamento nuevo : las normas de juego son las mismas. Lo que si se encontrarán es un mapa en español actualizado (y no a fecha de 1976, sino mucho más actual), con más centros de suministro y más jugadores que la variante clásica.
En la variante moderna participan hasta 10 jugadores, cada uno de los cuales dirige el destino de una potencia concreta en un mapa que incluye Europa, el norte de África y Oriente Medio. Las potencias participantes en el juego son : Egipto, España, Polonia, Rusia, Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania, Turquía y Ucrania.
Resumiendo, nos encontramos ante un diplomacy ampliado a 10 jugadores y con un mapa mas amplio y actual que el de su predecesor. Todo lo demás es similar.

 

Diplomacia 2000:
NIVEL DE DIFICULTAD : Fácil
NÚMERO DE JUGADORES : 10 (mas un Dj en su versión email)
Actualización de la variante moderna de Diplomacy, surgida en el año 2002 en el seno del Club de Estrategia y Táctica – CET.

La principal novedad fue la introducción en dicho juego de dos unidades nuevas : las flotas aeronavales y la aviación. Recientemente se ha incorporado una nueva unidad mas : los submarinos. La existencia de dichas unidades otorga un mayor realismo al juego, ya que la guerra moderna no se concibe sin la intervención de este tipo de unidades.
El resto del juego es el mismo que la variante moderna, tanto en el mapeado como en el número de jugadores, que sigue siendo de diez. Se juega también a doce turnos, aunque en este caso no se sigue la dinámica primavera-otoño, sino que se asigna a cada turno uno de los meses del año.
Los refuerzos son cada tres turnos, otra de las diferencias con la variante moderna, si bien desde el primer turno de juego los jugadores pueden introducir ya unidades de aviación y submarinos en la partida.
La introducción de las nuevas unidades dota de un dinamismo especial al juego, ya que se consiguen los apoyos a distancia gracias a la intervención de la aviación, y las unidades con fuerza doble en el caso de las flotas aeronavales. Los submarinos tienen la capacidad del movimiento oculto por el tablero. En definitiva, la variante moderna de Diplomacy se ha visto mejorada con esta actualización, algo de lo que podemos estar orgullosos en el Club de Estrategia y Táctica.

 

Necromancer:

Necromancer es una adaptación del Diplomacia en la Tierra Media de Tolkien que intenta simular la Guerra del Anillo durante 16 turnos hasta la caída de Sauron. Tiene un nivel de dificultad mayor al Diplo2000 al incluir nuevos conceptos como unidades
múltiples, movimientos secretos, máquinas de asedio y fortalezas.

Adicionalmente cada una de las 8 razas cuenta con características especiales.

16 turnos, son 4 meses. Se aplican las mismas reglas que en resto de los juegos de diplomacia en cuanto a seguimiento en el Club y reenvíos de mensajes.

Hegemonía:

NIVEL DE DIFICULTAD : Fácil
NÚMERO DE JUGADORES (7 mas un DJ en su versión email)
En el año 1990 la revista Líder publicó, en su número 20, un extenso artículo dedicado a
renovar Diplomacy, introduciendo una serie de novedades que hacían el juego mas interesante, si cabe, a la vez que mas complejo. Dicho “nuevo” juego se denominó Hegemonía, y se ambientó en la Guerra de los Siete Años (1756 – 1763).
El juego trata de recrear dicho conflicto armado, que tuvo lugar en Europa a mediados del S. XVIII.
Las novedades más interesantes se fundamentan en la existencia de los denominados puntos políticos, destinados a conseguir la alianza de los pequeños países neutrales, o bien a romper alianzas de potencias mayores enemigas con dichos países. Se incorpora además la novedad de las vías de suministros, que los jugadores tendrán que tener en cuenta para no perder sus unidades militares. Otra novedad importante es la obligatoriedad de los jugadores de declarar las alianzas y las guerras si desean acceder a territorios no nacionales, así como la existencia de tratados vinculantes para los jugadores, que tendrán rango de reglamento siempre que sean ratificados por sus firmantes ante el DJ, y siempre que no contravengan la esencia del reglamento del juego.
En la guerra de los siete años participan 7 jugadores. Cada jugador dirige el destino de una de las potencias mayores de la Europa de mediados del Siglo XVIII: Gran Bretaña, Francia, España, Austria, Turquía, Prusia y Rusia). En el juego también participan las denominadas potencias menores, países en principio neutrales y que no son controlados de inicio por ningún jugador, aunque durante el transcurso del juego si que pueden llegar a serlo.